Slider
Seguinos
Viernes, 23 de Febrero, 2018
12 de febrero, 2018

Los puentes de Madison en Mar Del Plata

“Los puentes de Madison”, la gran historia de amor de todos los tiempos llega a Mar del Plata con producción general de Javier Faroni y dirección de Luis Indio Romero.

El principal inconveniente de esta propuesta reside en su raíz: un texto de frases bellas pero tono demasiado descriptivo, plagado de explicaciones y, por momentos, discursivo, cercano a lo retórico.
“Los puentes de Madison”, la exitosa novela de Robert James Waller, apenas tres años después de su publicación en 1992, tuvo una magnífica adaptación cinematográfica dirigida por Clint Eastwood, quien la protagonizó junto a Meryl Streep. Incluso, un par de temporadas atrás, Broadway la convirtió en musical.

En 1965, Francesa (Araceli González), la melancólica ama de casa italiana radicada en Iowa con su esposo, un granjero y veterano de guerra norteamericano, conoce a Robert Kincaid (Facundo Arana) el taciturno fotógrafo itinerante, asignado por la revista National Geographic para tomar imágenes de puentes cubiertos del condado de Madison. La trama aborda el encuentro amoroso de estas dos personas maduras y sensibles, pero narrada desde el presente, donde los hijos de la primera, reunidos para cumplir la voluntad de su difunta madre, a través de un diario personal y cartas, relatarán los pocos días de aquella pasión, hasta entonces desconocida para ellos, que no tuvo nada de efímera y mucho de visceral y profunda.

Sin embargo, además de lo narrativo, otros factores se suman para arrojar un resultado fallido en su versión porteña. Por empezar, el aparatoso diseño escenográfico resulta decididamente complicado, con un sinnúmero de peldaños y ninguna referencia a la iconografía del paisaje rural. Luego, el desparejo desempeño del elenco secundario, que, junto a los protagonistas, parece librado a su propia suerte porque la dirección no consigue amalgamar los diversos registros actorales.

Arana luce tenso, instalado en una sola cuerda expresiva y el vendaval existencial que dice atravesar, no se percibe. En cambio, González, al apropiarse y entender su personaje, concreta una labor consagratoria en un retrato potente, colmado de matices y sincera emoción. Su rotunda belleza física y espléndida madurez interpretativa, aunadas, hacen desear que, a futuro, pueda recorrer las tablas también en la piel de los grandes roles femeninos de la dramaturgia clásica universal.

Notas relacionadas